Basílica de la Virgen de los Desamparados


Este templo barroco, dedicado a la patrona de la ciudad, es el edificio religioso más importante levantado en Valencia en el siglo XVII.

La basílica fue construida entre los años 1652 y 1667, y es la única iglesia del casco histórico que no se erigió sobre antiguas parroquias o conventos, sino que es obra nueva. Otra de sus peculiaridades es que la cúpula se encuentra desplazada hacia la Catedral. También llama la atención su camarín, un elemento característico del barroco: se trata de un espacio dedicado a la adoración de la imagen de la Virgen. Fue uno de los primeros camarines que se conocen en España, y se accede a él mediante una escalera.